jueves, 10 de noviembre de 2016

Después de la tormenta

Seguimos unos días en la vida de Ryota, un hombre alto y torpón, y sus relaciones con entorno: una madre refunfuñona y sabia, unos colegas leales, un hijo que lo acepta en su imperfección y una ex-mujer que tiene la lucidez que a él le falta. Los planos cortos de los personajes, y sus silencios, nos cuentan tanto o más que los diálogos, a veces divertidos, a veces engañosamente triviales. Es una película lenta, que llama nuestra atención a los detalles diminutos de los que está hecha la vida, en la que la melancolía y la nostalgia de los tiempos pasados, que probablemente no fueron mejores, dejan entrever que merece la pena vivirla a pesar de todo. Una obra sutil y sabia para ver con paciencia y tiempo.

Puntuación @cineEnCines: 8/10




No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!