domingo, 27 de agosto de 2017

Ana, mon amour

La relación entre Ana y Toma va cambiando a lo largo de los años, siempre marcada por la inestabilidad del carácter de ella. La historia se nos cuenta desde el punto de vista de Toma, que recuerda momentos de esta relación, que lo ha marcado profundamente, por lo que saltamos en el tiempo sin más lógica que los sentimientos del narrador, apelando siempre al nivel emocional del espectador. La película resulta turbadora, porque vemos desde muy cerca este vínculo, entre simbiótico y destructivo, que los dos actores protagonistas interpretan con fuerza y convicción, vínculo que ellos llaman amor pero tiene notas oscuras y muy tristes. Cine intenso y exigente, pero por eso mismo absorbente y atractivo.

Puntuación @cineEnCines: 7/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!