viernes, 20 de octubre de 2017

El lejano Oeste en la cercana Almería

Un cinéfilo de verdad nunca descansa, y durante nuestras vacaciones de verano hemos aprovechado para visitar diferentes localizaciones cinematográficas de la provincia de Almería, sobre todo relacionadas con las películas del oeste, y concretamente con Sergio Leone y su trilogía del dólar, de las cuales publicamos mini críticas recientemente para ir bien documentados y preparados.

Principalmente os hablaremos de los tres decorados de cine que existen en el desierto de Tabernas de Almería: Fort Bravo, Oasys Mini Hollywood y Western Leone, aunque también comentaremos otros lugares de interés que vale la pena visitar.



De los tres parques se nota que éste es el único que no está administrado por los propios trabajadores y que hay una gran compañía detrás que lo ha orientado a los turistas. Esto es un punto a favor pero también juega en su contra, ya que tanta "limpieza", organización y servicios hacen que parezca que estemos en Port Aventura en lugar de unos decorados donde se han rodado películas tan míticas como La muerte tenía un precio. Los espectáculos son serios y tienen un montaje trabajado en unos edificios muy bien cuidados con mucha variedad de localizaciones aunque en menor cantidad que Fort Bravo.


Lo que ocupa más espacio realmente es el zoo que viene después del poblado del oeste, lo visitamos por encima pero ver animales encerrados no es algo que nos motive mucho. Luego hay varias piscinas e incluso toboganes de agua, buffet libre, muchos puestos de comida. Servicios útiles pero que eclipsan lo que era importante para nosotros, sumergirnos en el lejano oeste. Es el más caro de los tres, pero es un buen modo de pasar el día y sin duda es donde mejor se lo pasarán los niños ante tanta variedad lúdica, aunque algunos adultos quizás no disfruten tanto a nivel cinéfilo como les gustaría.



Fort Bravo (Texas Hollywood)

Una palabra es la que mejor describe estos escenarios de cine donde se han rodado, y se siguen rodando, cientos de películas: auténticos. Y es que desde la entrada hasta llegar al salón cruzando todo el centro del pueblo se respira una atmósfera del oeste puro y duro, con una caracterización sucia de los especialistas que ayuda a mejorar la experiencia. La verdad es que hay ciertos edificios y calles que necesitan mantenimiento, aunque hay otras que se nota que han sido usadas para rodajes recientes ya que gozan de muy buen estado.



Los dos espectáculos que hacen, uno interior y otro exterior, duran bastante y están muy elaborados, quizá demasiado cómico para nuestro gusto pero divertidos. Además hay piscina, paseo en carro gratuito y un par de bares para tomar algo a la sombra, por lo que se puede ir en familia ya que consigue el punto medio entre la dejadez del western crepuscular con las comodidades necesarias de nuestro tiempo. Sin duda el mejor decorado del oeste de los tres visitados.



Solo hay un motivo para visitar estos decorados del oeste, que no tengas nada mejor que hacer y que seas muy muy muy fan de Hasta que llegó su hora, ya que aquí podrás ver la casa original y muy bien conservada, que se usó en esta película como vivienda de la familia del personaje interpretado por Claudia Cardinale. Nada más podemos salvar de una visita que apenas duró dos horas con un poblado del oeste en muy mal estado de conservación y una pequeña zona mexicana en peores condiciones todavía, con basura dentro de los edificios y todo.



Eso sí, a diferencia de muchos comentarios leídos por internet recibimos un buen trato por parte de los trabajadores, y cuesta once euros, caro para lo que ofrecen pero la mitad de los otros dos parques cercanos. El espectáculo que vimos dentro del Salón era una replica de bajo coste de uno de Fort Bravo, con algunos diálogos calcados y todo, no sabemos quien ha imitado a quien pero es así. Conclusión, no lleves a la familia y visítalo como último recurso si eres un friki acérrimo del western y ante todo de Leone.




Además de los parques que hemos comentado hay otras poblaciones y localizaciones donde se rodaron escenas de la trilogía del dólar que descubrimos gracias a la web Almería Cine y que comentaremos brevemente,

Para empezar es un visita indispensable el pueblo de Los Albaricoques, donde se rodaron escenas míticas de Por un puñado de dólares y La muerte tenía un precio y en el que existe una ruta de media hora muy bien indicada con paneles explicativos y calles con nombres llamativos. Pedid un folleto con la ruta en el Hostal Alba a la entrada del pueblo y el resto es muy fácil.



Cerca de Los Albaricoques se puede visitar por fuera El Cortijo del Fraile, lugar donde se rodó una escena de El bueno, el feo y el malo que se encuentra en pésimo estado de conservación. En el lado opuesto, en el hotel Cortijo el Sotillo a la entrada de San José, reformado y en funcionamiento, es donde se rodó una escena de Por un puñado de dólares, aunque costará situarse una vez allí debido a los cambios que han sufrido los alrededores.



Además en la propia Almería capital se puede hacer una ruta por la ciudad con diferentes localizaciones de películas como "Patton", "800 balas" e Indiana Jones y la última cruzada, película con una escena rodada en la playa de Mónsul que os recomendamos visitar para rememorar a Sean Connery asustando gaviotas con su paraguas mientras descansáis al sol de vuestra ruta cinematográfica almeriense.



También hay localizaciones donde se han rodado Lawrence de Arabia, Conan el Bárbaro, Juego de Tronos, Exodus y cientos de películas, unas más conocidas que otras, de todos los géneros y calidades, pero que han dejado una huella imborrable en una tierra que respira cine por los cuatro costados y que sin duda os recomendamos visitar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!