domingo, 3 de diciembre de 2017

¿Qué fue de Baby Jane?

Davis contra Crawford. Locura contra cordura. Sobreactuación contra templanza. Los caras opuestas de la misma moneda se enfrentan a lo largo de este drama psicológico, que roza el cine de terror, y que hipnotiza y aterra al espectador por partes iguales, sin dejarle margen de absorber una escena para acto seguido impactar con una nueva revelación o paranoia de la, con perdón de Joan, auténtica estrella de la función, Bette "Baby Jane" Davis. Y es que ella es quien mueve los hilos dentro y fuera de la pantalla con sus gestos, gritos y canciones, y cuanto más amplia es su sonrisa, más nos pone los pelo de punta, y al final no sabemos donde meternos para huir del caos reinante que trasciende la cuarta pared provocando sensaciones que solo excepcionales actrices en verdaderas obras maestras como ésta pueden conseguir.

Mi puntuación: 9/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!