lunes, 15 de septiembre de 2014

Locke

Metemos un actor competente en un espacio reducido, le damos un guión sencillo pero consistente y le añadimos un director que sólo pretende mostrarnos lo que ocurre sin alardes ni artificios y el resultado es una mezcla de thriller con drama psicológico que es capaz de ponernos en tensión, o de que nos importen personas que ni siquiera vemos, simplemente a través de las palabras. Aunque por momentos parece atascarse debido a su trama recurrente es capaz de brindarnos una carga emocional y un realismo difíciles de ver en pantalla y sobre todo una interesante idea muy bien ejecutada.

Mi puntuación: 7/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!