lunes, 16 de marzo de 2015

Chappie

El director Neil Blomkamp repite recursos de sus películas previas para contarnos una especie de batiburrillo extraño entre Cortocircuito y Robocop, pero sin el encanto de estas dos, y resultando ridícula en incontables ocasiones. La culpa de ésto la tienen en primer lugar la pareja quinqui que copa gran parte del protagonismo, la cual no genera ningún tipo de empatía, y en segundo lugar un guión lleno de lagunas en el que suceden muchas cosas sin sentido aparente. El aprovechado presupuesto y los actores conocidos le dan un acabado final reluciente pero vacío, y ayudan a que al menos su visionado no sea excesivamente tedioso.

Mi puntuación: 3/10


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!