lunes, 27 de noviembre de 2017

Entrevista a Hugo Stuven a raíz del rodaje de "Solo"

Recientemente ha finalizado el rodaje de "Solo", la nueva película del director Hugo Stuven, quien tras la fantástica Anomalous se pone de nuevo tras las cámaras para dirigir un excitante y emocionante largometraje protagonizado por Aura Garrido y Alain Hernández, junto a Ben Temple y Leticia Etala.

"Solo" es una producción de Miramar Media Entertaiment y distribuida por Fargo Films y Filmax que cuenta la increíble historia real de como un empresario y surfero español de 37 años lucha por sobrevivir 48 horas sin comida y sin agua, con la cadera rota en tres partes y una terrible herida abierta en la mano, tras caer accidentalmente por un acantilado en Fuerteventura. Dos días y dos noches de dolor, angustia, soledad, alucinaciones y conocimiento personal. Rozando en varias ocasiones la muerte.

Los dos protagonistas de la película, Aura Garrido y Alain Hernández.

A continuación Hugo Stuven nos explica como fue el apasionante y espectacular rodaje de "Solo" junto a algunas fotografías que dejan constancia de ello.


En “Anomalous”, tu primer largometraje como director, te adentraste en el thriller fantástico con una historia y una puesta en escena que ponían los pelos de punta. Tu nueva película “Solo”, ¿en que género la englobarías y cuales son los elementos que más atraerán al espectador?

"Solo" es un drama de supervivencia basado en una historia real. Lo primero que podemos decir de "Solo" es que teníamos el titulo mucho antes que en la nueva entrega de Star Wars. Es broma. Coincidencias aparte (incluso rodamos a escasos metros de ellos en Fuerteventura), creo que algo que puede atraer a los espectadores de la película es que todo lo que van a ver en la pantalla es real. Me refiero a las escenas de riesgo. Es Alain Hernández el que está ahí sin ningún tipo de croma para añadir los fondos después. Más allá de la proeza física, la película habla de la soledad y de un cambio interior a través de una experiencia de supervivencia y superación. Una de las cosas que más me impresionó de la historia, es que la aceptación deja una impronta emocional que te modifica de alguna manera. Y creo que todos tenemos margen para cambiar algo dentro de nosotros.

Alain Herández rodando dentro del mar junto a un acantilado.

Por lo que hemos ido viendo, el rodaje de “Solo” ha sido toda una aventura, filmando por ejemplo, en medio del mar o incluso en acantilados. ¿Cómo ha sido tu experiencia rodando a merced de la naturaleza?

Desde que decidí rodar esta historia tenía claro que debía que ser en los lugares reales donde sucedió todo. No quería rodar en piscinas, ni en ningún plató. No quería utilizar ningún croma. La historia necesitaba estar impregnada de verdad. Que la reflexión de la luz en el agua del mar fuera real, que tuviera esa densidad que la hace especial. Sabía que todo esto implicaría muchas complicaciones en el rodaje y sobre todo luchar contra los elementos. Y vaya si ha sido una lucha, pero como bien dices, toda una aventura. 

El rodaje ha sido realmente duro para todo el equipo artístico y técnico. Cada día era un reto a superar. Un día rodábamos a 15 metros de profundidad en mar abierto y al siguiente en un desierto de dunas o nos colgábamos de acantilados realmente peligrosos. Teníamos secuencias en mar abierto, bajo el agua, de surf, de máximo riesgo, en desiertos, en playas, en calas, de noche… 

El plan de rodaje se iba modificando según las mareas, los coeficientes, el viento, las olas, incluso las fases lunares. La preproducción fue muy complicada para poder encajar las mejores condiciones en las fechas que teníamos. Ahora, desde la cómoda sala de montaje, pienso en todo lo que hemos pasado en el rodaje y sin duda la experiencia ha sido maravillosa. Estoy muy agradecido al magnifico equipo que tenía detrás. Del primero al último. Sin ellos no habríamos llegado hasta donde lo hemos hecho y no hubiéramos rodado planos tan poderosos. Agradezco a todos el esfuerzo. 

Rodar en el agua, ya sea a dos aguas, en profundidad o luchando contra las olas, lo hacía todo mucho más lento. Rodar en acantilados donde se requería la experiencia de especialistas de rescate y de cine para asegurar a Alain y al equipo de cámara, también llevaba su tiempo. Rodar con drones, cuando el viento de Fuerteventura no acompañaba, también se llevaba mucho tiempo. Un día el mar estaba movido, otro no había la visibilidad necesaria, incluso una plaga de lo que parecían medusas (ahora no recuerdo su nombre) nos hicieron cortar el rodaje y llevar a Alain al hospital. Y luego estaban las huellas en la arena. Cada día era todo un ritual y un planteamiento nuevo para no dejar nuestras propias huellas en la escena. La verdad es que ha sido una aventura en toda regla. Pero lo hemos pasado genial ya que había muy buen ambiente y sabíamos que estábamos haciendo una película valiente y que cada plano reflejaba mucha verdad.  

Un impresionante rodaje pasado por agua - Foto de Mario Entero

Como protagonistas de “Solo” cuentas con una actriz y un actor que están al alza como Aura Garrido y Alain Hernández. ¿Qué fue lo que más te atrajo de cada uno para protagonizar tu película y como ha sido trabajar con ellos?

Alain tiene un talento natural. Trasmite muchísimo con muy poco y sabía que sería el actor perfecto para el papel. Es puro nervio. Es un actor que lo da todo. Siempre está implicado y con ganas de superarse. Tenemos en España un actor de raza con un instinto brutal. Cuando le propuse si se atrevía a hacer las secuencias de acción no lo dudó un segundo. Y aun así, ha hecho cosas que nunca imaginó que haría. Y gracias a eso hemos tenido la oportunidad de rodar aún más cerca de la acción, sin tener que usar constantemente un doble de acción. No hay truco. Alain estaba ahí.

A mi se me cortaba la respiración cada vez que le veía colgado del acantilado a casi 15 metros de altura. O luchando contra el oleaje cerca de rocas afiladas. Creo que ha sabido mantener un buen equilibrio entre lo físico y lo mental. Ha sido una película especialmente dura para él y siempre ha estado dándolo todo. Recibió clases de buceo, de apnea, de escalda y de surf. Queríamos que estuviera lo más preparado posible. Y vaya si lo estuvo.

Con Aura siempre quise trabajar. Creo que es una de las mejores actrices que tenemos en este país. Fue la primera del reparto en la que pensé mientras escribíamos el guión. Es una actriz increíble que sabe llenar la pantalla con matices que hacen crecer a su personaje constantemente. Es generosa y agradable en todo momento. En lo profesional y en lo personal es una persona maravillosa. Fue un lujo trabajar con ella.

Me considero un director al que le gusta trabajar mucho con los actores y me siento muy afortunado de haber podido disfrutar del la grandeza de Alain y de Aura. Sin duda han dotado de alma a esta historia. 

La grandeza y la belleza del mar en todo su esplendor.

Vemos que has participado en el guión de “Solo”, algo que ya hiciste en “Anomalous”, y en casi todos los cortos que has dirigido. ¿te gusta o más bien necesitas implicarte en el libreto de tus películas? Y en el caso de “Solo, ¿de donde surgió la inspiración para escribir el guión?

Ambas cosas. Me gusta y lo necesito. Estar implicado desde un inicio me hace empaparme bien de lo que quiero contar, de cual es la esencia de la historia. También me ofrece la oportunidad de dejar algo mío. Solo está basado en una historia real y la he escrito junto a Santiago Lallana. La historia ya la había escuchado mientras rodábamos "Anomalous" en Nueva York, pero fue a mi vuelta, tras la postproducción, cuando me interesé más en ella. Mi mujer es amiga de Irene, la hermana de Álvaro. Un día cenando en su casa conocí a Álvaro y me contó su historia de primera mano. Fue ahí cuando me di cuenta de que quería contar esta historia. Mientras le escuchaba ya la estaba visualizando momentos. Tardé una noche en decidir que quería abordar este proyecto. Tenía muchos elementos que me atraían. También podía profundizar  más allá de una persona que sufre una experiencia de supervivencia extrema. Había algo en esa soledad, en la aceptación de que vas a morir, incluso en la reacción de cuerpo humano al llegar al borde de la muerte que me atrapó. Era inevitable pensar en la película "127 horas" o "Náufrago", pero esto había sucedido en España. Me pareció que podía ser una película diferente y valiente.

Preciosa imagen mientras rodaban en el fondo marítimo - Foto de Mario Entero

Una vez estrenada la película, que prefieres, ¿que reciba buenas críticas de la prensa especializada o del público? ¿Qué reciba nominaciones y premios o que funcione en taquilla?

Si me das a elegir prefiero todo. Obviamente a uno le encantaría que su trabajo fuera reconocido y gustara a todo el mundo, pero eso una quimera. Nunca sabes que es lo que puede atraer a una persona para que entre a ver una película y no otra. Pueden ser los actores, la historia, el género, el director, un día de lluvia… la formula perfecta no existe. Existen las sensaciones, el instinto. Me encantaría que la película gustase al público. Es el público el que paga por verla y son los productores los que han apostado por ese proyecto y no otro. Todo lo que venga después será un sueño.

Muchas gracias Hugo por tu tiempo y tu amabilidad, y mucha suerte con tu nueva película.

El director Hugo Stuven durante el rodaje de "Solo".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por comentar!